El cerebro y la inteligencia emocional: Nuevos descubrimientos - Daniel Goleman

Fragmento



"La amígdala es el radar que detecta los peligros. El cerebro está concebido como un instrumento de supervivencia. En su esquema de funcionamiento la amígdala ocupa una posición privilegiada. Si detecta una amenaza, en un instante puede tomar el mando del resto del cerebro (en especial del neocórtex) y sufrimos lo que se conoce como "secuestro amigdalar".

El secuestro apresa nuestra atención y la dirige hacia el peligro en cuestión. Si estamos en el trabajo, al sufrirlo no podemos concentrarnos en nuestro cometido, solo pensar en lo que nos agobia. La memoria también deja de funcionar con normalidad y recordamos con más facilidad lo que tiene que ver con la amenaza y no tenemos tan claro lo demás. Durante un secuestro amigdalar somos incapaces de aprender y nos apoyamos en hábitos archisabidos, conductas que hemos aplicado una y otra vez. No podemos innovar ni ser flexibles.
(...) Cuando se activa este sistema de alarma sufrimos la clásica respuesta de lucha, huída o paralización, que desde el punto de vista cerebral significa que la amígdala ha puesto en funcionamiento el eje hipotalámico-hipofisario-suprarrenal y el cuerpo sufre una descarga de hormonas del estrés, sobre todo cortisol y adrenalina.
Ese mecanismo presenta un grave problema: la amígdala se equivoca con frecuencia, ya que, aunque recibe información en una única neurona del ojo y el oído sobre lo que vemos y oímos (a gran velocidad en términos cerebrales), solo le llega una pequeña fracción de las señales que recogen esos órganos. La inmensa mayoría se dirige a otras partes del cerebro que tardan más en analizar la información... y hacen una lectura más precisa. En cambio, la amígdala se queda con una impresión poca rigurosa y debe reaccionar de inmediato. Comete errores a menudo, en especial en la vida moderna, donde los "peligros" son simbólicos y no amenazas físicas. Y por eso reaccionamos de forma exagerada, aunque luego nos arrepintamos."

El cerebro y la inteligencia emocional: Nuevos descubrimientos
Daniel Goleman
Traducción de Carlos Mayor



NOTA: el texto original no tiene negritas. Yo quise resaltar algunas partes.

Etiquetas: , , , , ,